Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

La debida diligencia de hoy

(Aspectos relevantes de la Ley que no debemos olvidar) 

La Ley 23 de 2015 y sus modificaciones vinieron para quedarse.  La debida diligencia que nació incipientemente en una ley de 2011 (ahora derogada) es un tema al que hay que prestar especial atención por su importancia en el mundo actual. 

Una Superintendencia de Sujetos no Financieros no solo supervisa a los agentes residentes, sino también a un amplio sector de la industria que mueve a Panamá. El artículo 23 de la Ley indica cuales son los sujetos no financieros obligados:

  • Empresas de la Zona Libre de Colon, empresas ubicadas en Panama-Pacífico, Zona Franca de Barú, Zona de Diamante de Panamá y zonas francas.
  • Empresas de remesas de dinero.
  • Casinos, juegos de azar, organización de sistemas de apuestas, establecimientos físicos o telemáticos que desarrollen estos negocios a través de Internet.
  • Empresas promotoras, agentes inmobiliarios, corredores de bienes raíces (compraventa de bienes inmobiliarios).
  • Empresas dedicadas a la construcción: empresas contratistas generales y especializadas.
  • Empresas de transporte de valores.
  • Casas de empeño.
  • Empresas de comercialización de metales preciosos y piedras preciosas.
  • Lotería Nacional de Beneficencia. 
  • Correos y Telégrafos Nacionales de Panamá. 
  • Sociedades anónimas de ahorro y préstamos para la vivienda. 
  • Casas de cambio.
  • Empresas dedicadas a la compra y venta de autos nuevos o usados.
  • Banco de Desarrollo Agropecuario.
  • Banco Hipotecario de Panamá.

Los sujetos obligados financieros están conformados por los bancos, fiduciarias, financieras, empresas de arrendamiento, factoring, emisores de tarjetas de crédito, débito y pre-pagadas y entidades emisoras de medios de pago y dinero electrónico.

Por su parte, el artículo 24, indica cuales son las actividades realizadas por los profesionales sujetos a supervisión:

  • Compraventa de inmuebles.
  • Administración de dinero, valores bursátiles u otros activos.
  • Administración de cuentas bancarias, ahorros o valores.
  • Organización de aportes o contribuciones para la creación, operación y administración de compañías.
  • Creación, operación o administración de personas o estructuras jurídicas, tales como fundaciones de interés privado, sociedades anónimas, fideicomisos y demás.
  • Compraventa de personas o estructuras jurídicas.
  • Actuación para que una persona pagada por un abogado o firma de abogados funja como director apoderado o posición similar.
  • Proveer domicilio registrado o comercial, espacio físico, apartado postal o administrativo para una compañía, sociedad o cualquier otra persona o estructura jurídica.
  • Actuación para que una persona pagada por un abogado o firma de abogados funja como participante en un fideicomiso expreso.
  • La actuación como agente residente de entidades jurídicas o existentes.

Todos los entes e industrias reguladas deben tener claras sus obligaciones frente a su Regulador y deben implementar procesos para la gestión de riesgo aplicando las medidas de debida diligencia correspondientes tanto para sus clientes, transacciones y sus empleados. 

La Ley indica cuales son las medidas básicas de debida diligencia tanto para persona natural como persona jurídica. De igual forma, da los criterios para determinar la posesión o control dentro de la entidad y en base a esto, tomar las medidas para conocer al beneficiario final. 

La persona natural que en última instancia ostente o controle directa o indirectamente el 10% o más de las acciones o derecho a voto en la persona jurídica para los sujetos obligados financieros, es a quien se le debe llevar a cabo la debida diligencia. En el caso de los sujetos obligados no financieros, es el 25%, exceptuando a los que coticen en la Bolsa de Valores de Panama. 

Para las Fundaciones de Interés Privado, es la persona natural que reciba los beneficios económicos directos o indirectos de la fundación y cualquier otra persona que ejerza el control eficaz sobre la misma. 

La falta de debida diligencia puede afectar severamente la reputación de una empresa o negocio. Las acciones sin la seriedad o responsabilidad que amerita este tema, pueden ser ampliamente difundidas por redes sociales y medios de comunicación, trayendo consigo un impacto negativo y duradero para la empresa o industria.  

Ya no podemos poner de lado ni restar la importancia a la debida diligencia.  La misma permite la toma de decisiones informadas dentro de cada negocio y empresa, minimizando los riesgos dentro del giro de negocios y garantizando el cumplimiento ético y legal en todos los ámbitos.

Our Firm

At SUCRE ARIAS REYES we are recognized nationally and internationally for the provision of corporate legal services, both to local and multinational companies.


We offer a comprehensive practice to provide our clients with solutions in all areas of law.

Office

Edificio SUCRE ARIAS REYES, Avenida Ricardo Arango y calle 61, Obarrio. P.O. Box 0816 01832 Panamá, República de Panamá.

From Monday to Friday
8:00 a.m. – 5:00 p.m.

Sucre Arias Reyes © 2024. All rights reserved

en_USEN