Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El uso del bien asegurado y su impacto en la cobertura

Cuando contratamos un seguro, lo hacemos con la finalidad de transferir a un asegurador el riesgo de que el bien asegurado pueda sufrir daños y de esta forma mitigar cualquier afectación patrimonial que podamos sufrir por dicho daño o pérdida de la cosa asegurada. En este proceso, el uso de la cosa que aseguramos respecto al uso declarado al momento de contratar el seguro, tiene importancia e incidencia en la existencia de cobertura.

De por sí, conforme al artículo 1001 del Código de Comercio, el asegurador no responde por daños o averías causados por vicio propio siempre que tales vicios hubiesen sido conocidos por el asegurado y no los hubiese puesto en conocimiento del asegurador para que este pueda evaluar el estado del riesgo que aceptará, pero no es lo único que dicha disposición expresa.

Ese mismo artículo añade, siendo el objeto de este escrito, que la aseguradora no está obligada a pagar indemnización cuando el asegurado transforme en todo o en parte la naturaleza de la cosa asegurada o la aplique a diferentes usos, de aquel a que estaba destinada al tiempo de celebrarse el contrato. 

Esto significa que, a manera de ejemplo, si usted asegura su auto particular, y lo transforma en un pequeño auto de carga para dedicarlo a distribución de bienes, sin comunicarlo a la aseguradora, no tendría derecho a exigir una indemnización en caso de siniestro, dado que no era el uso que tenía el bien asegurado al momento de la celebración del contrato.  

De igual forma, si aseguro mi vivienda particular, y decido utilizarla, luego de contratado el seguro, para la fabricación de juegos pirotécnicos, estoy dando un uso muy distinto que implica un riesgo también distinto de aquel que el asegurador quiso suscribir. 

Esto también se conoce como un cambio en el estado del riesgo, que en los ejemplos indicados agrava y aumenta la posibilidad de ocurrencia de un siniestro, siendo condiciones distintas a aquellas que el asegurador evaluó para tarificar el riesgo al momento de aceptar emitir la póliza, lo cual resulta a todas luces injusto.  Es por esto que el legislador castiga con la no cobertura, el uso distinto o la transformación de la cosa asegurada, ya que agrava el riesgo del asegurador sin ningún tipo de control ni conocimiento de su parte, sin que haya podido cobrar la prima justa vinculada a la calidad del riesgo y atenta contra la aleatoriedad natural y propia del contrato de seguro.

Por lo anterior, es de suma importancia el uso que damos a una cosa asegurada, que tiene que ser consecuente con la declaración de uso que hicimos al momento de tomar el seguro y evitar invalidar la cobertura que contratamos. Se trata de discusiones que ningún asegurado quiere tener al momento de sufrir un siniestro.

Nosotros

En SUCRE ARIAS REYES somos reconocidos nacional e internacionalmente por la prestación de servicios legales corporativos, tanto a empresas locales como a multinacionales.


Ofrecemos una práctica integral para brindar a nuestros clientes soluciones en todas las áreas del derecho.

Oficina

Edificio SUCRE ARIAS REYES, Avenida Ricardo Arango y calle 61, Obarrio. P.O. Box 0816 01832 Panamá, República de Panamá.

De lunes a viernes
8:00 a.m. – 5:00 p.m.

Sucre Arias Reyes © 2024. Todos los derechos reservados.

es_ESES